Inicio LGBT ¿El hogar es un lugar seguro para los LGBT+?

¿El hogar es un lugar seguro para los LGBT+?

-

Cada vez hay más casos de violencia contra los LGBT+ al interior de su hogar. Alejandro Brito, director de Letra S, nos explica este fenómeno.

Seguramente has oído el dicho «No hay lugar como el hogar». Y es que en teoría, no debería haber un espacio en el que las personas pudieran sentirse más a gusto y seguros que al interior de su propia casa. Sin embargo, esto no siempre es cierto. Dado el incremento en la inseguridad que se vive en México y América Latina, el hogar ha dejado de ser un lugar seguro, especialmente para la comunidad LGBT+.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Y esto no es producto de la imaginación. De acuerdo con el informe Violencia extrema contra personas LGBTTT en México. Saldos del sexenio 2013-2018 de la organización Letra S, las personas LGBT+ sufren discriminación y actos violentos en varios espacios físicos, entre ellos el hogar o en los alrededores. En entrevista exclusiva para Homosensual, Alejandro Brito, director de Letra S, asegura que el número de crímenes de odio contra la comunidad LGBT+ ha ido en aumento en los últimos años.

Agresiones al interior del hogar

América Latina se ha convertido en una de las regiones más inseguras para la comunidad LGBT+. Pese a que varios países de la región han reconocido los derechos de esta población y fomentan la no discriminación, los crímenes de odio son cada vez más frecuentes.

Un ejemplo de ello fue el ocurrido en enero de 2019, en el municipio de Playas de Rosarito, en Baja California. En esa ocasión, una pareja gay fue agredida al interior de su hogar cuando sujetos les arrojaron piedras desde la calle. Desafortunadamente, ambos integrantes resultaron heridos. Uno de ellos perdió la vida cuando recibía atención médica por la herida que presentaba en la cabeza.

Por los altos niveles de violencia, pareciera que el hogar ya no es un lugar seguro para las personas LGBT+. / Imagen: IUS 360

Otro caso fue el asesinato del profesor Hugo Méndez, en Puebla, ocurrido en febrero de este mismo año. De acuerdo con las autoridades, el cuerpo del profesor de primaria fue encontrado al interior de su casa y presentaba varias heridas provocadas por un objeto punzocortante. Según los vecinos, Hugo había recibido amenazas de muerte por ser abiertamente homosexual.

El caso más reciente fue el asesinato de Jorge Abel Espinoza. Este también ocurrió al interior de su domicilio ubicado en Puebla, el pasado lunes 22 de julio. La víctima era el dueño del bar gay Franco’s. Aunque las autoridades clasificaron el hecho como un ‘delito de robo a casa habitación’, no se descarta la posibilidad de que sea un crimen de odio por orientación sexual. La víctima estaba amordazada, con las extremidades amarradas y presentaba golpes en todo el cuerpo.

Un mismo modus operandi

Este tipo de actos violentos no son provocados únicamente por la homofobia y la intolerancia. De acuerdo con Alejandro Brito, los agresores han encontrado un modus operandi que les facilita hurtar y de paso asesinar a sus víctimas:

«En la mayoría de los casos, son gays y personas trans las principales víctimas. Los agresores ‘seducen’ a su víctima para ir a su hogar con el supuesto de mantener relaciones sexuales. Sin embargo, cuando están en el lugar, los matan y les roban sus pertenencias».

Desafortunadamente, esta práctica ha ido en aumento en los últimos años en toda América Latina. Debido al poco apoyo y seguridad que los gobiernos otorgan a la comunidad LGBT+, la vulnerabilidad de este grupo social es aprovechada por los delincuentes para actuar sin recibir castigo alguno. Ya que es difícil determinar si el crimen fue por LGBTfobia, las autoridades solo los clasifican como un homicidio por robo.

Otros principales motivos

Alejandro Brito puso de ejemplo el caso de Raúl Osiel Marroquín, un famoso asesino en serie de homosexuales en Ciudad de México. De acuerdo con Brito, el agresor se dejaba seducir por sus víctimas (todos gays) en la emblemática Zona Rosa. El asesino llevaba a los hombres a su casa donde los amagaba, los torturaba y los asesinaba.

CONOCE LA HISTORIA DE ESE Y OTROS ASESINOS SERIALES DE HOMOSEXUALES.

El caso más reciente es el asesinato del dueño del bar gay Franco’s al interior de su hogar. / Imagen: Vanguardia de Veracruz

Además del robo y la tortura, para Alejandro Brito, director de Letra S, es evidente que la cultura homofóbica en México y Latinoamérica es otro motivo por el que la comunidad LGBT+ ha sufrido discriminación y ataques en los últimos años. La religión y las ideas conservadoras también juegan un papel fundamental en las agresiones contra nuestra población:

«Hemos escuchado que elementos de seguridad de centros comerciales, museos o algún lugar público fomentan la discriminación. Y en algunos casos, la violencia».

La visibilidad que ha ganado la comunidad LGBT+ en los últimos años ha provocado que las personas conservadoras y homofóbicas aumenten sus ataques en contra de este sector de la población. Y muchos de ellos son perpetrados al interior del hogar.

«Desafortunadamente, entre mayor visibilidad tengan los LGBT+, vamos a ver un aumento en las agresiones por homofobia».

Finalmente, Alejandro Brito asegura que lo mejor que podemos hacer en caso de sufrir discriminación o algún acto violento por homofobia es denunciar. En México existen muchas instancias y organizaciones donde puedes presentar una queja y recibir asesoría legal, médica y psicológica.

¿QUIERES DENUNCIAR UN CRIMEN DE ODIO POR HOMOFOBIA? LEE ESTA GUÍA.

¿QUIERES LEVANTAR UNA DENUNCIA POR DISCRIMINACIÓN? AQUÍ TE DECIMOS CÓMO.

Agradecemos a Alejandro Brito por la entrevista.

Carlos Bautista
Diseñador que escribe lo que ve, lo que piensa y lo que cree. Fan de la fotografía y de las largas caminatas.

Must Read

Ya te vi pillín, mejor comparte.