Inicio Lifestyle Momentos divertidos e irónicos de ser un monaguillo gay

Momentos divertidos e irónicos de ser un monaguillo gay

-

¿Qué se siente ser gay mientras participas en una comunidad sumamente religiosa? Estos son los momentos que pudiste haber vivido si fuiste monaguillo y gay.

Nadie escoge ser gay. Y la verdad es que tampoco casi nadie escoge ser monaguillo cuando es joven. Homosensual entrevistó otra vez a [nombre falso] para conocer algunas de las experiencias que vivió de los 12 a los 14 años. En este entonces era monaguillo y descubría que era gay. Estos son algunos momentos incómodos, graciosos e irónicos que nos contó. CONOCE LAS TERRORÍFICAS AVENTURAS DE [NOMBRE FALSO] HACIENDO CRUISING EN EL METRO.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Darse cuenta de lo gay que podía ser la convivencia

Ser monaguillo no solo significa ayudar en los eventos de la iglesia. También es reforzar el lazo con tu comunidad católica. Por eso es muy común que los monaguillos salgan a acampar constantemente y tengan actividades de integración. Bañarse juntos y dormir abrazados entre todos eran algunas de las cosas que podían hacer que un monaguillo se diera cuenta de que quizá no era heterosexual. MIRA ESTAS SENSUALES FOTOS CON SACERDOTES GAYS.

Como dice Katy Perry: eres tan gay y ni siquiera te gustan los hombres. / GIF: Tenor

Encontrarte con otros monaguillos LGBT+

No lo podías decir abiertamente, claro. Pero, si te echabas el ojo con otro monaguillo igual de puberto que tú, no era nada raro que comenzaran a jugar de una manera muy física. Nunca se llegaba a nada más allá de los roces, las sobadas y los jalones de ropa. Al menos no durante los viajes en grupo. Sin embargo, estos ‘juegos’ dejaban una sensación diferente, digna de complicidad entre ambos monaguillos en proceso de descubrimiento.

Como en ‘Secreto en la montaña’, tienen que esconder sus… juegos, aunque la complicidad ya está. / GIF: GIPHY

Vivir tu fantasía cuando te ponías la túnica

La túnica satinada, con colores brillantes y que parecía un vestido podía llevarte a vivir toda una fantasía. Y, si a ti te tocaba llevar el incienso durante las procesiones, tu mundo mágico y espectacular tenía todavía mejor ambientación. Si de pequeños hubiéramos sabido lo que es el drag, sin duda el ponerse la túnica hubiera sido la iniciación de varios monaguillos. ESTAS SON ALGUNAS COSAS QUE POSIBLEMENTE HICISTE DE PEQUEÑO Y AHORA HACES COMO DRAG.

Así, pero en blanco con rojo. / GIF: GIPHY

Darte cuenta de lo bien torneados que están los santos mártires

En algún momento te dejas de fijar en la cara de dolor y sufrimiento de los mártires, y te das cuenta de lo bien definidos que tienen los abdómenes, lo fuerte de los brazos y lo bellísimos que son sus rostros. Descubres a san Sebastián, y no muy tarde te das cuenta de que no por nada se le nombró el santo de los gays.

Quién sabe qué querían enseñarte al mostrarte a esos hombres llenos de sufrimiento. Fuera lo que fuera, ciertamente eso no fue lo que llamó tu atención. TE CONTAMOS TODO SOBRE SAN SEBASTIÁN, EL SANTO DE LOS LGBT+.

San Sebastián mártir, en una pose claramente no provocadora ni estéticamente bellísima / Foto: La Sexta

Cuando te enteras de que te vas a ir al infierno

No es raro que los sacerdotes condenen la homosexualidad. Sin embargo, llega un punto en el que te das cuenta de que al condenar a esos hombres y mujeres, también te están condenando a ti. No puedes cambiar tu orientación, pero sí puedes dejar de ser monaguillo. Entonces, eso es lo que haces.

Si de todas maneras te vas a ir al infierno, ¿de qué sirve ayudar todos los domingos en la iglesia y de qué sirven todos esos viajes de integración con personas que te rechazarían su supieran tu orientación? CONOCE LA NUEVA ‘CIUDAD DEL INFIERNO GAY’.

Al menos ahora sabes que la mayor parte de tus ídolos y amigos estarán en la fiesta contigo. / GIF: Tenor

No importa todo lo que digan los conservadores y religiosos. Pertenecer a una comunidad sumamente católica no previene a nadie de tener un hijo LGBT+ o ser ellos mismos parte de la comunidad LGBT+. Tampoco importan las amenazas de condena en el infierno por prácticas homosexuales, ni las constantes repeticiones de que el matrimonio es entre un hombre y una mujer.

No importa si escuchas sermones todos los domingos. Si eres LGBT+, nada te va a poder cambiar. Pero, además, si tuviste la mala suerte de ser monaguillo mientras descubrías que eras gay, seguramente habrás vivido momentos irónicos, a veces incómodos y ciertamente graciosos de recordar, como los que te mostramos aquí. ESTE ES EL AMOR LÉSBICO MÁS ESCONDIDO DE LA BIBLIA.

¿Conoces a alguien que haya sido monaguillo y ahora sea gay? ¡Etiquétalo en los comentarios!

Yet Akatzin Almazán
Literata, volátil, y distraída, todo al mismo tiempo. Toco el bajo en mis ratos libres y soy malabarista cuando no hay dinero. Escribo cuentitos a veces. Tengo una morrita bien chida y por eso la presumo. Las ganas de darle un buen futuro a nuestros 11 gatos es lo que (a veces) me levanta en las mañanas.

Must Read

Ya te vi pillín, mejor comparte.