Inicio Ocio Drags 20 cosas increíbles que me han pasado siendo drag

20 cosas increíbles que me han pasado siendo drag

-

Ponerse tacones y peluca puede que suene fácil pero no siempre es así. Estas son 20 cosas increíbles que me han pasado siendo drag.

Mi experiencia como drag queen aún no es tan amplía como quisiera, pero si de hacer un performance se trata, me defiendo perfectamente. Durante esta travesía de ponerme peluca, tacones y kilos de maquillaje me han ocurrido cosas que me llenan de alegría y otras que no tanto. Pero eso sí: hacer drag es algo único que definitivamente volveré a hacer. Aquí te cuento 20 cosas increíbles que me han pasado siendo drag.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Ser reconocida como la reina de la noche

No existe una mejor sensación que sentirte imponente a donde llegas con los tacones y la peluca bien puestos. Lo mejor es cuando todos se dan cuenta de que tú mandas.

Es padrísimo brillar en la pista. / Imagen: Tenor

Tomarte fotos con todo mundo

«Oye, yo quiero una foto contigo». Créeme cuando te digo que escuchar esta frase te hace sentir como toda una celebridad.

«Todas las fotos que quieras». / Imagen: Giphy

Recibir halagos de las personas

«¡No inventes, te ves bien potra!». Pues claro que me veo así, en serio crees que me pasé más de dos horas arreglándome para lucir churpia…

«Gracias». Eres el mejor del mundo. / Imagen: Tumblr

Ser una inspiración para las personas

No significa que me convierto en Jesucristo —bueno depende del outfit— o algo así. Pero a mucha gente le inspira ver el valor que las drags tenemos para salir con todo el ajuar a la calle. Y eso no tiene precio.

«Tú tendrás inspiración y tú también». / Imagen: Giphy

Sentir el empoderamiento

Hacer drag te da mucho valor. Quizá las primeras veces dé miedo, pero una vez que le agarras el gusto, desde que te pegas la pestaña se siente el poder.

El drag te empodera, ¡y mucho! / Imagen: Logo

Tener la oportunidad de ser quien yo quiera

Cólera de Vil —mi nuevo nombre drag— es un personaje que he ido forjando a través del tiempo. Ella me permite expresarme y ser quien yo quiera, al menos mientras ando en tacones y con el corsé.

«Chica, soy fabulosa». Y me amo. / Imagen: Giphy

Perder el miedo al qué dirán

Salir a la calle midiendo más de dos metros y con peluca hace que volteen a verte. Y también que algunos te juzguen. Después de un tiempo esto no te importa y te da más libertad de expresarte.

«A quién le importa, a mí no». / Imagen: Tenor

Conocerte mejor a ti mismo

Aunque parece increíble, cuando me convierto en Cólera de Vil descubro partes de mí que no conocía. Y me doy cuenta de que soy capaz de hacer cosas que nunca imaginé que me atrevería a realizar.

«Eres realmente increíble». Y así me siento cuando estoy en drag. / Imagen: Tenor

Aprendes cientos de cosas y desarrollas habilidades

¡Ponerse la pestaña es más difícil de lo que parece! Yni se diga hacer algún performance. Cuando haces drag aprendes de eso y más, haces que tu creatividad explote.

No sabía que podía bailar tan bien hasta que hice drag. / Imagen: Giphy

Te ayuda emocionalmente

No sé si a las demás les pase igual, pero cuando estoy en drag dejo de ser yo y mis problemas desaparecen. Aunque sea por un rato se me olvidan las tristezas y puedo ser feliz con mi peluca.

«Soy hermosa». Hacer drag hace que me sienta así. / Imagen: Giphy

Te brinda muchísima seguridad

Para salir a la calle en tacones se necesitan hu#$%&. Y hacerlo repercute en tu vida. En tu día a día aprendes a quererte más y a sentirte más seguro de ti mismo.

«Soy genial». No importa lo que digan. / Imagen: Tumblr

Enseñas a la gente a ser más tolerante

Cuando compré mi primera peluca la escondía para que no la vieran en mi casa. Pero gradualmente mi familia ha ido entendiendo que el drag es parte de mí. El drag me deja expresarme. Poco a poco, mis familiares se volvieron más tolerantes en mi hogar.

«Te admiro». No saben cuántas veces he escuchado esa frase y es genial. / Imagen: Giphy

Te deja ser más honesto

Las primeras veces en drag no dejaba que muchos me vieran. Poco a poco fui mostrando esa parte de mí y me dejó ser más sincero con las personas.

«No me juzgues, estoy siendo honesto». / Imagen: Tenor

Disfrutar de la noche como se debe

Aunque termines con los pies desechos, salir una noche de fiesta siendo drag es lo mejor del mundo. La diversión está garantizada.

Salir a divertirse en drag es una experiencia fantástica. / Imagen: Giphy

Conoces historias y haces amigos

Cuando soy Cólera de Vil y salgo de fiesta, muchas personas se me acercan. Esa es la oportunidad perfecta para hacer amigos. Lo mejor es que te admiran y apoyan por quien eres y lo que haces.

Haciendo drag he forjado lazos de amistad muy chidos. / Imagen: Giphy

Te dan tragos gratis

Debo aclarar que no soy alcohólico ni fomento el consumo de bebidas en exceso. Pero está bien padre que te inviten una margarita por ser drag.

«Salud». Solo no tomen tanto. / Imagen: Giphy

Hacer un buen lip sync

Puede que suene muy trillado, pero hacer un lip sync es algo muy divertido.

Drag queen que se respeta ha hecho lip sync por lo menos una vez. / Imagen: Logo

Tener un clóset diverso

Quizá esto suene muy superficial. Sin embargo, es toda una fantasía abrir tu clóset y ver que también está lleno de cosas para hacer drag.

Lo malo es decidir qué usar. / Imagen: Tenor

Quitarte la peluca y los tacones

Después de una noche de fiesta y llegar cansada, no hay nada tan relajante y satisfactorio como quitarte todo el hechizo y poder descansar.

«Soy un hombre». Y está padre. / Imagen: Giphy

Regresar a ser tú

Cuando se acabó la magia y vuelves a ser tú es muy gratificante. Es bellísimo verte en el espejo después de andar en drag y que te guste lo que ves reflejado.

«Me amo». No importa si estoy o no en drag. / Imagen: Tenor

Y para finalizar, les presento a Cólera de Vil…

En esta foto andaba de bruja… como todos los días. / Foto: Cortesía

Como pueden ver, ser drag es algo mucho más grande que lo que nos han enseñado. Y serlo es una de las mejores experiencias.

Luis García
Un ser humano que vive pintando con luz, capturando la esencia de las personas con el lente de mi cámara, plasmando emociones a través de las letras y siempre transmitiendo buena vibra.

Must Read

Ya te vi pillín, mejor comparte.